OCTUBRE, MES DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE LA MUJER

Octubre ha sido designado como el mes de sensibilización de la Lucha contra el Cáncer de la Mujer, por ello surge la necesidad de potencializar los esfuerzos de instituciones públicas, privadas y organizaciones de la sociedad civil en torno al 19 de Octubre “Día internacional de la lucha contra el cáncer de mama” con el fin de difundir la importancia de la prevención y detección oportuna.

Los objetivos son:

  • Promover estilos de vida saludables: control de peso (dieta y ejercicio) y la disuasión del consumo de tabaco y alcohol.
  • Promover la participación en acciones detección temprana de acuerdo al grupo de edad; autoexploración a partir de los 20 años de edad, el examen clínico a partir de los 25 años anualmente y la mastografía en mujeres de entre 40 y 69 años de edad cada dos años.
  • Favorecer la atención integral de la mujer, recordando que el cáncer de cuello uterino sigue siendo un padecimiento de alta mortalidad, por lo que se promueve también la realización de las pruebas de detección de cáncer de cuello uterino (Pap o VPH).
  • Orientar a las mujeres sobre la importancia de regresar al centro de salud por los resultados de la prueba, para una detección, diagnóstico y tratamiento oportuno.
  • Fomentar la participación del hombre como aliado en las acciones de prevención/detección y difundir información sobre el proceso de diagnóstico/tratamiento del cáncer de mama en varones.

Temas Generales para entrevistas:

  1. Factores de riesgo para cáncer de mama se distinguen en cuatro grupos: 1) biológicos, Sexo femenino, envejecimiento, a mayor edad mayor riesgo, historia personal o familiar de cáncer de mama en madre, hijas o hermanas, antecedente de hallazgo de hiperplasia ductal atípica, imagen radial o estrellada, así como carcinoma lobulillar in situ por biopsia, vida menstrual de más de 40 años (menarca antes de los 12 años y menopausia después de los 52 años), densidad mamaria y ser portador conocido de los genes BRCA1 o BRCA2.
  • latrogénicos o ambientales: exposición a radiaciones ionizantes principalmente durante el desarrollo o crecimiento (in útero, en la adolescencia), tratamiento con radioterapia en tórax.
  • De historia reproductiva: Nuligesta, Primer embarazo a término después de los 30 años de edad y terapia hormonal en la peri o postmenopausia por más de cinco años.
  • Estilos de vida: alimentación rica en carbohidratos y baja en fibra, dieta rica en grasas tanto animales como ácidos grasos trans, obesidad, principalmente en la postmenopausia, sedentarismo, consumo de alcohol mayor a 15 g/día y tabaquismo. Los primeros no son modificables, los segundos escapan al control de la población, los del tercer grupo se asocian a beneficios en la salud reproductiva y los del cuarto grupo son modificables y se enfocan a promover las conductas favorables a la salud que disminuyan el riesgo de desarrollo de cáncer de mama.

 

  1. 2. Factores de riesgo para cáncer de cuello uterino. El cáncer del cuello uterino, se asocia a la infección por el virus de papiloma humano (VPH), el cual se transmite por contacto sexual y afecta a 8 de cada 10 personas (hombres y mujeres) en algún momento de la vida. Sólo una de cada mil mujeres con infección por este virus puede desarrollar cáncer. Factores que favorecen la progresión de la infección por VPH a cáncer de cuello uterino: tabaquismo, infecciones de transmisión sexual concomitantes (Herpes, Chlamydia), uso de hormonales orales, número elevado de embarazos, deficiencias nutricionales e inicio de vida sexual sin protección en la adolescencia.
  2. 3. Consejería. Proporcionar información, orientación, asesoría y aclarar dudas a la mujer y a sus familiares, tomando como referencia lo establecido a la NOM-041-SSA2 y NOM-014-SSA en materia de prevención, pruebas de detección, diagnóstico y tratamiento.
  3. 4. Prevención. Se realiza por medio de la detección oportuna de lesiones y la modificación de estilos de vida; como control de peso (dieta y ejercicio), disuasión del consumo de tabaco y alcohol.
  4. Detección del cáncer de mama. Se promueve mediante la autoexploración, el examen clínico y la mastografía. La detección es gratuita en las instituciones del Sistema Nacional de Salud.
  5. La autoexploración se debe recomendar a partir de los 20 años; tiene como objetivo sensibilizar a la mujer sobre el cáncer de mama, tener un mayor conocimiento de su propio cuerpo e identificar cambios anormales para la demanda de atención medica apropiada. El examen clínico debe ser practicado anualmente, a partir de los 25 años por personal de salud capacitado en la exploración de las mamas. La mastografía de tamizaje se recomienda en mujeres aparentemente sanas de 40 a 69 años de edad, cada dos años.
  6. Detección del cáncer de cuello uterino. Es la única neoplasia prevenible casi al 100%, mediante: A) Vacunación contra VPH (protege contra los tipos de VPH asociados al 70% de los Cánceres). B) Uso del condón (Reduce en 70% la transmisión del VPH) Y C) Detección y tratamiento de lesiones precancerosas. En México existe un programa de detección de lesiones precancerosas y cáncer de cuello uterino. En las instituciones del Sector salud se realizan: Papanicolaou (citología cervical) para mujeres de 25 a 64 años, el cual en caso de tener un resultado normal se debe realizar cada tres años. La prueba es gratuita y está disponible en todas las instituciones del Sistema nacional de Salud. Y el esquema de detección con Prueba de papiloma virus para mujeres de 35 a 64 años, el cual en caso de tener un resultado normal se debe realizar cada cinco años y está disponible en el ISSSTE y la Secretaria de Salud.
  7. Acompañamiento emocional. Se dirige especialmente a personas con sintomatología clínica o detección de cáncer de mama con resultados anormales y debe brindarse durante el proceso de diagnóstico y tratamiento médico. Tiene como propósito orientar la toma de decisiones informada, favorecer el apego al tratamiento, el empoderamiento de pacientes y mejora de calidad de vida.
  8. Tratamiento. El tratamiento de cáncer de mama y de cáncer de cuello uterino en etapas tempranas es más efectivo.